Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 7 de junio de 2015

SERIE ADICTED, CHARLOTTE FEATHERSTONE (+18)

2. SINFUL (PECADOR)


Él debe encontrar la redención en el más improbable de los dormitorios…
En la Inglaterra Victoriana, todo tipo de depravaciones pueden ser compradas y Matthew, el conde de Wallingford, se asegura de obtener beneficio de cualquier placer posible. Aburrido y cansado, tan famoso por su fiereza como por sus relaciones inmorales con bellas mujeres.
Mientras esas numerosas relaciones llenan las necesidades físicas de Matthew, en realidad lo dejan embotado y vacío emocionalmente. Hasta una noche, cuando es golpeado y se encuentra con los ojos vendados al cuidado de una mujer con voz de ángel, con un toque suave que calma la oscuridad en su interior y lo hace ansiar más, mucho más de ella.
Es Jane Rankin, una humilde enfermera, considerada tímida y sin atractivos por la mayoría. No hay lugar para ella entre los lores y ladies de la aristocracia, a pesar del creciente deseo de Matthew por el fuego que quema debajo de esa seria fachada; entonces, aparece el secreto de Matthew. Un secreto tan humillante y escandaloso que podría destruir a todos los que ama. Un pecado, él cree, que ni el amor de una buena mujer puede extinguir.
2.2 A VERY SINFUL VALENTINE





Mi Querida Jane, mi esposa, mi San Valentín...

Matthew adora a su esposa e hijos y la vida familiar. Sin embargo, el hombre que solía ser, Wallingford, anhela algo más hedonista. Depravado.
Su esposa, Jane, parece estar envuelta en una melancolía y tristeza que él no logra entender. Jane tiene una depresión postparto, y Matthew está seriamente preocupado. Él cree que su mujer se siente afectada por una «depresión marital».
Al amigo de Matthew se le ha ocurrido una idea maravillosa: Ingenio.
¡Matthew desea a su Jane de vuelta!
Tras un embarazo el cuerpo de Jane ha cambiado. No se siente a gusto con él y cree que Matthew ya no puede adorar a su «nuevo» cuerpo. Teme que ya no la desee tal como es.
Por Dios, ¡qué equivocada está!
Lo que quiero, Jane, es una noche, una noche llena de exploración y placeres sensuales. Una noche, para hacerte mía una vez más. Una noche en la que vengas a mí con nada entre nosotros. «…». Aceptarás todo lo que te dé. Y serás amada, Jane. Amada para que nunca olvides que eres la única mujer para mí. Siempre lo has sido. Y siempre lo serás.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario