Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 20 de marzo de 2015

SINOPSIS Y ADELANTO DE UNEXPECTED TREASURE #8 - SERIE BILLIONAIRE BACHELORS, MELODY ANNE




Los Anderson están de vuelta en esta nueva serie éxito de ventas de la que todo el mundo está hablando.

En esta nueva serie, se encontrarán con Richard Storm y sus cinco hijos, y las circunstancias que le arrancaron lejos de sus hermanos, Joseph y George Anderson. Mira cómo finalmente se encuentran. Los lazos de una línea de sangre Anderson son demasiado fuertes como para mantener a su familia separada para siempre.

Richard Storm está triste por el hecho de que sus hijos están tirando sus vidas, y les ofrece un ultimátum. Tienen dos años para tener un negocio defectuoso, y lograr que sea un éxito o pierden sus fondos fiduciarios, y estarán por su propia cuenta. Sus hijos obstinados creen que se que se ha vuelto loco, pero no saben el secreto de gran alcance que puede golpear sus rodillas y desgarrar su familia fuera. ¿Estarán juntos como deberían, o su egocentrismo consumirá sus corazones, rasgando su familia para siempre?

Crew Storm abre un exclusivo resort en las islas Catalina frente a la costa de California, y el orgullo se hincha dentro de él mientras logra lo imposible. Todo va por buen camino con su vida hasta que una rubia extraña entra en su vida y le pide que le enseñe a ser la seductora perfecta.

Haley Sutherland está bien con sus miedos, bien siendo un alhelí y bien siendo invisible. Se le ocurre una brillante idea de encontrar la persona perfecta para enseñarle a seducir al hombre que ella realmente quiere. Sin embargo, la persona que ha elegido para ser su maestro es Crew Storm, y pronto descubre que ella está olvidando el nombre de su primer amor.

Esta historia te llevará en un viaje a través del corazón mientras Crew le enseña a Haley más de lo que nunca imaginó, y se encuentra ganando más de lo que pensaba que necesitaba.

Reúnete con los Anderson a medida que descubren nuevos parientes y conoce a esta nueva rama de la línea Anderson. ¿El amor realmente lo conquistarlo todo, o la obstinación hará perder todo lo que ellos nunca supieron que tenían?






Prólogo



—No puedo creer la forma en que los nietos están creciendo como hierba. La pequeña Jasmine ya tiene quince años, y hombre, es una belleza, —dijo Joseph.

Sentado en la terraza de atrás con el sol de la mañana corriendo por sobre ellos, Joseph y su hermano George estaban disfrutando de pasteles ligeros para el desayuno y café mientras se ponían al día con las noticias sobre los niños y su semana.

—Lo sé, hermano. La pequeña Molly tiene diez años ahora. Se siente como si hubiera sido ayer cuando Trenton estaba luchando con uñas y dientes para no casarse y sentar cabeza, y ahora él y Jennifer tiene una hermosa familia con dos niños. Por no hablar de su perro ruidoso, Scooter, y el gato revoltoso, Ginger.

—No te olvides del maldito ganso. La última vez que estuve allí, el sinvergüenza me mordió justo en la retaguardia. Tengo que llevar a mi rifle de caza conmigo la próxima vez que vaya de visita, —Joseph amenazo.

—Si sólo le llevaras un poco de maíz agrietado como yo, él no te perseguiría, —dijo George, ni siquiera tratando de ocultar su diversión.

—No voy a sobornar a un maldito pájaro, ¡y ciertamente no voy a huir de uno!

—Ah, calma tu furia, hermano. Tengo la sensación de que el ganso no será tu fin, no es como si tuvieras un problema fundamental aquí, y no has tocado fondo. Así que olvida a ese bicho descarado y pon el incidente detrás de ti —se rió a carcajadas, alegre de hacer a Joseph la culata de su broma. Tendía a sobrepasarse cuando se enteraba de algo tan divertido.

Joseph murmuró algo muy poco fraternal en voz baja, pero él abandono su ira contra George y los animales en la casa de su sobrino. Tenían problemas mucho más importantes que discutir, como lo que iban a comer esa noche.

— ¿Cuáles son los planes para hoy? —Preguntó George. —Con Katherine y Esther de compras, podemos escaparnos. Estoy harto de jugar al golf. ¿Por qué no corremos go-karts de nuevo? Eso fue muy emocionante.

—Creo que estás tratando de matarme, George. Me lanzaste contra la pared de la última vez que fuimos, —Joseph resopló.

—Estás actuando como un hombre viejo, Joseph. Todavía tenemos un montón de vida en estos viejos huesos.

—Es cierto, George, muy cierto. Bien. Voy a darle a las carreras de go-kart otra oportunidad, aunque espero que estos viejos huesos no se conviertan en estos viejos huesos rotos. Vamos a ver a cuantos de los nietos podemos recoger para que vayan con nosotros.

Los hombres continuaron su comida de la mañana mientras George sacó el periódico y pasó a la sección de negocios. Aunque el hijo de George, Trenton estaba ahora a cargo de Anderson and Sons Incorporated, a George todavía le gustaba mantenerse al tanto de lo que estaba ocurriendo en el área de Seattle.

Joseph levantó la vista justo a tiempo para ver a George boquear, su rostro blanco. Congelado de miedo durante unos segundos interminables, Joseph sintió que sus piernas finalmente empezaban a trabajar de nuevo y él se levantó para ayudar a su hermano.

— ¡George! ¿Qué pasa? ¿Te estás asfixiando? ¿Es tu corazón? Háblame, hermano, —instó mientras se inclinaba para ver lo que podía hacer. Habían tenido suficiente de susto sobre salud para toda la vida y Joseph no creía que podía manejar otra experiencia cercana a la muerte en su querida familia.

Al igual que Joseph comenzó a moverse para correr por el teléfono, George hizo un gesto salvajemente hacia el periódico. Joseph se detuvo y leyó título y sub título de la página: —Multimillonario compra frágil empresa de tecnología informática: Richard Storm vende negocio de envío en la costa este, trae miles de puestos de trabajo a Seattle.

No era el artículo que tenía a Joseph poniéndose tan blanco como su hermano. Era la fotografía de un hombre que parecía ser de su edad, y que lucía casi idéntico a ambos, sólo un peinado diferente, algunas arrugas añadidas alrededor de los ojos, y una corta barba que cubría su rostro.

— ¿Qué es esto? —Joseph se quedó sin aliento mientras se sentaba en la silla junto a George.

—No lo sé. La imagen me sorprendió, eso es todo. Estoy seguro que no es nada.

George trató de razonarlo, pero no podía dejar de mirar a los ojos inmóviles del hombre mirando a la cámara. Era como mirarse en un espejo.

—Bueno, lee la maldita cosa, —Joseph casi gritó cuando él recuperó su voz.

Señaló un punto en el medio de la primera columna.

—Storm, que nació en Seattle, se trasladó a la costa este con sus padres adoptivos cuando todavía era un bebé. Él dice que le debe su ética de trabajo duro a su padre, que fue médico en Seattle durante 25 años antes de mudar su consultorio a Portland, Maine. Storm quedó huérfano a los 18 años, cuando sus padres murieron en un accidente de navegación, y usó su modesta herencia para convertirse en un embarcador de reliquias históricas, principalmente artefactos europeos difíciles de encontrar del siglo 15.

Para el momento en que cumplió 30 —El periódico daba una fecha — valía más de $10 millones, casi $60 millones en dólares de hoy, y siguió aumentando su fortuna de manera espectacular. Storm es un ahora un multimillonario de varias cifras.

— ¿Él nació aquí en el mismo día que nosotros? Esto no puede ser una coincidencia.

—Déjame seguir leyendo.

—Continua entonces, —dijo Joseph, sin dejar de mirar la imagen.

—Al parecer, se casó joven, tuvo cinco hijos, cuatro chicos y una chica, y luego su madre los dejó. Él se mudó aquí porque siente que es lo correcto para su familia.

—Necesitamos respuestas y las quiero ahora, George.

—No podría estar más de acuerdo.

Los dos hombres entraron a la sala grande de Joseph y miraron a través de la biblioteca que contenía viejos álbumes familiares.

Cuando se encontraron con el álbum del año en que nacieron, se sentaron con él en frente de la chimenea.

Menos de una hora más tarde, los dos hombres se quedaron mudos por la sorpresa. El padre adoptivo de Richard Storm era el mismo hombre que había ayudado a nacer a Joseph y George. Su madre incluso tenía notas en el álbum de su doctor, diciendo lo bueno que era y lo triste que se sentía de que él y su esposa no podían tener hijos.

Sólo parecía probable una conclusión.

Este doctor tiene que haber aprovechado la oportunidad para darle a su esposa un hijo, demasiado desesperado para preocuparse por las consecuencias de desgarrar a otra familia.

—Este hombre, Richard, puede muy bien ser nuestro hermano, —George se quedó sin aliento mientras miraba las fotos de su madre sosteniéndolos por primera vez.

—Pero ¿cómo es posible que ella tuviera un tercer hijo, sin darse cuenta? —Joseph respondió.

—Ya sabes cuan diferentes los tiempos eran en ese entonces, Joseph. No tenían los ultrasonidos, y mamá sufrió complicaciones durante el parto. Había perdido mucha sangre y tuvieron que anestesiarla. Papá no estaba en la habitación, en ese entonces, los padres no pertenecían allí. La única otra persona en la habitación con el médico era su enfermera, que también pasó a ser su esposa. Podrían haber visto fácilmente al tercer hijo y aprovechar la oportunidad de crear su propia familia. ¿Por qué si no se mudaron tan de repente?

—Simplemente no puedo imaginar que eso sucediera.

—Eso es porque, si esto es cierto, tenemos un hermano por ahí que no conocemos, y nuestra madre tiene un hijo que nunca conoció, —dijo George, superado por la tristeza.

—Una cosa que sé con seguridad, tenemos que conocer a este hombre y averiguar si realmente es de la familia.

—Pero ¿qué crees que eso le va a hacer, Joseph? Provocaríamos agitación en su vida, cambiando todo lo que él cree de sí mismo y de sus seres queridos, —dijo George. —Vamos a tratar de ser razonables.

— ¿Puedes honestamente no hacer nada más que quedarte de brazos cruzados cuando un hombre que puede ser nuestro pariente está tan cerca? Él tiene hijos, George, y son probablemente nuestros sobrinos y sobrina. Tenemos que averiguar la verdad, aunque sea dolorosa.

—Tienes razón, Joseph. Por supuesto que tienes razón. Es sólo que no sé si nuestra visita será una bienvenida por este hombre. Demonios, no sabemos nada de él. ¿Y si el hombre que podría ser nuestro hermano es una persona terrible?

—No puede ser terrible, George. No importa lo que dice su partida de nacimiento, es un Anderson y los Anderson son buenas personas, —dijo Joseph con confianza.

—Tienes razón, Joseph. Bueno, ya sabes lo que esto significa, ¿no?

—Por supuesto que sí. Las carreras de Go-kart están fuera de la agenda de hoy. Parece que es hora de hacerle una visita a Richard Storm.

—Voy a tomar mi sombrero. Guía el camino hermano; Estoy justo detrás de ti.

Los dos hombres entraron por la puerta, subieron al Mercedes de Joseph y se dirigieron a las nuevas oficinas de Storm Corporate. Con sonrisas expectantes repartidas en sus rostros mientras se acercaban a su destino. Por supuesto, sería doloroso confirmar que tenían un hermano con el que no habían tenido el placer de crecer. Pero aún así, si fuera cierto, ahora estaban bendecidos con toda una línea de miembros de la familia para llegar a conocer.

Joseph sonrió, pensando en todos aquellos sobrinas nietas y sobrinos nietos.

Cada vez había más bebés en el horizonte y los posibles emparejamientos por hacer.





Capítulo 1

Dos años antes


— ¿Alguno de ustedes tiene alguna idea de qué trata esto?

—Sin una pista. Parece que el viejo tiene algo bajo su cola de nuevo. No he ido a la cama aun desde ayer. Pensé seriamente en no presentarme.

—También puedes dejar de quejarte, porque ya sabes cómo se pone papá. Tú no quieres tu precioso fondo fiduciario cortado, ahora, ¿verdad?

—Cállate, Brielle. Tú eres el único que está dañando si pierdes el dinero de papá.

—Todos ustedes deben ante el anciano entrando. Cuanto más obedientes seamos, mas pronto nuestra reunión familiar puede terminar, y más rápido podremos continuar con nuestras vida.

—Eso es un muy buen pensar, Lance. Sé lo importante que es para ti funcionar en mi presencia.

Los cinco jóvenes discutiendo se volvieron con sorpresa por encontrar a su padre de pie en el umbral.  Richard tuvo que disfrazar rápidamente la tristeza en sus ojos. Este no era el tiempo para mimar a sus hijos, que, aunque crecido, se echaron a perder por completo. Era el momento de hacer lo que debería haber hecho hace años, antes de que fuera demasiado tarde. No queda mucho tiempo y temía que sus hijos nunca cambiaran si no actuaba ahora.

¿Siquiera les preocupaba que le doctor le había dado el sombrío diagnostico de sólo tres años para vivir? En este punto, dudaba que lo hicieran. Le entristeció sin fin lo mucho que les había fallado –y estaba seguro de que sus fracasos como padre habían causado la distancia entre todos ellos.

—Bien, escuchaste nuestras protestas. Lo sentimos papá, pero no hemos estado todos juntos en una habitación en años, así que ¿Cuál es la gran emergencia? —Richard vio cómo su hija menor, Brielle, caminaba hasta el gabinete de bebidas y se sirvió un Whiskey. Ella sólo tenía veinticuatro años de edad, pero tenía tanta amargura en su interior.

¿Por qué no iba hacerlo? Su madre los había abandonado a todos de ellos, pero Brielle era la única que no podía recordarla –ella sólo tenía tres en ese tiempo. La hacía sentir como si realmente hubiera echado de menos más. Lance y tenia vagos recuerdos, como él había tenido cinco, pero Tanner Ashton y Crew recordaban mas. Los niños estaban todos con dos años de diferencia, su ex esposa los debió producido casi con un horario estricto.

Poco después del nacimiento de Brielle, Suzanne se hizo una madre y los dejó sin vuelta atrás alrededor.

Richard había estado demasiado ocupado durante años hasta la cita con otra mujer, y cuando él lo había intentado, siempre había sido desastroso, ya que él había estado demasiado cansado como para poner algún esfuerzo real. Con el tiempo, se había dado por vencido.

Él había sido rico y trabajo largas horas para ser aun más rico, dejando a los niños con niñeras durante el día. Sin embargo, él se había sentido lo suficientemente culpable como para quedarse en casa por las tarde y los fines de semana para que pudiera pasar el mayor tiempo posible con sus descendientes.

Sólo cuando ellos se habían hecho más viejos él empezó a trabajar aun mas horas, y fue entonces cuando habían empezado a alejarse de él. Sólo esperaba que no fuera demasiado tarde para revertir el daño.

Ahora, aquí se encontraba en una habitación con hijos adultos en edades de veinticuatro hasta treinta y dos años, y a él no le gustaban ellos. Él los amaba, como siempre lo haría, pero se habían convertido en egoístas y malcriados, y lo que es peor – titulados.

—Todos ustedes han sido cortados de mi voluntad y estoy congelando sus fondos fiduciarios.

Richard vio cómo, poco a poco, cada uno de sus hijos se volvieron hacia él con diferentes expresiones de incredulidad. Claro que fue Crew quien finalmente despejó toda expresión de su cara como era más alto y se enfrentó a su padre.

— ¿Quieres explicarte?

—Mis padres fueron muy trabajadores toda su vida. Ellos construyeron no sólo una práctica médica, sino dos. Ellos economizaron y guardaban y me dieron una buena educación. Cuando fallecieron, estaba devastado, pero tome mi herencia y he creado algo que ambos estarían orgullosos. Por desgracia, he mimado y consentido a los cinco, por lo que piensan que la vida no es más que una fiesta, y que merecen ser entregados en bandeja de plata. Bueno, eso para hoy. Como he acabado de decir, ustedes han sido cortados por mi voluntad. Sus fondos fiduciarios están congelados, y sus tarjetas de crédito canceladas…

—No puedes hacer eso! —gritó Ashton.

—Puedo y tengo. Puedes salir de la habitación ahora y estar sobre tu camino, o puedes oírme.

Ninguno de ellos se movió, y Richard se aseguró de mirar a cada niño en el ojo.

Se negó a dar marcha atrás en esta ocasión, no importaba cuantas lágrimas derramó Brielle, o lo convincente que el encantador del grupo, Tanner, intentó ser. Perdería su descendencia por siempre si no se mantenía firme y demostrarles que la vida iba mucho más de lo que ellos habían hecho.

—¿Realmente no nos das una opción que no sea escucharte, verdad?  Esta es tu forma de decir que necesitas un poco de atención? Simplemente podrías haber programado una cita para almorzar —dijo Lance, intentando hacer una broma, pero la ansiedad en la sala no permitía ninguna interrupción en la tensión.

—Siempre hay una elección, Lance. Es tu decisión si la haces bien o no. Siento mucho que te sientas así, sin embargo. Honestamente, me rompe el corazón. Una vez fuimos una familia unida…, riendo juntos, hablando a menudo, viviendo nuestras vidas. No sé que hice mal, pero en algún lugar a lo largo del camino, me perdí, y ahora estoy permitiéndoles encontrarse a sí mismos de nuevo. Espero que lo hagan.

—Ok, ok —dijo Brielle con un rol para sus ojos—. ¿Cuál es este viaje que quieres que tengamos?

—Me alegra que lo preguntes, Peaches —contestó él, volviendo al apodo que le había dado cuando nació por el luminoso color de su cabello, que era tan impresionante como los primeros rayos de una puesta de sol. Sus profundos ojos azules se abrieron ante el uso del nombre que él y sus hermanos siempre la habían llamado. De alguna manera, a lo largo del camino habían parado.

Brielle se recompuso y volvió a mirar a su padre con furia evidente en sus ojos -ahora entrecerrados—. No he sido Peaches en quince años, papá pero si quieres revivir los “buenos” viejos tiempos, entonces voy a seguir adelante y jugar tu juego.

El sarcasmo y el desprecio traspasaron el corazón de Richard.

—He vendido el negocio familiar. He decidido que es hora de un nuevo comienzo, y he elegido hacer en la costa oeste. No hay nada en Maine que me mantenga por más tiempo, y estoy cansado de la temporada turística. Acabo de finalizar el papeleo de una empresa tecnológica informática en su defecto, y tengo la intención de darle la vuelta. Haciendo eso me dio una idea para ustedes cinco.

Richard esperó para hundirse en este imperio náutico que ahora se ha ido. Sabía que Lance sería el más molesto, como había sido el que había invertido mayor parte del tiempo en oficinas corporativas.

Richard extrañó esos días en que Lance, aun en la segundaria, estaba ansioso por aprender todo lo que pudo al lado de su padre.

Una vez que el niño se había ido a la universidad, luego se graduó, ese interés se había desvanecido, actuó como si estuviera esperando hacerse cargo del negocio, pero ya no con ganas de poner esfuerzo. En los últimos años, se había vuelto tan malcriado como sus hermanos, pero Richard, con ganas de una cómoda jubilación, todavía tenía entretenida una esperanza de que el muchacho un día tomara las riendas. Ahora, eso no iba a pasar por su hijo más joven.

—¿Puede esto ser revertido? —la voz de Lance era tensa por la cantidad de control que tenía que ejercer para mantener su temperamento.

—No. —Richard no dio más detalles.

—El negocio se supone que es mío.

—Entonces deberías haberte enorgullecido de él. Deberías haberme demostrado que merecías una participación en el negocio familiar. Tenía la esperanza de pasártelo algún día, pero a partir de ahora, no eres digno de tomar las riendas de cualquier asunto mío.

Otro hijo interrumpió—. ¿No crees que sea un poco duro, padre?

—No, no lo hago, Crew. Y tú no eres diferente de tu hermano. Ninguno de ustedes ha trabajado por un dólar honesto, y preferiría que mis fondos pasar mis fondos a las personas que pueden apreciarlos a dejarles a ustedes con la forma en que han estado actuando. Tienen tiempo para resolver esto –bueno, tiempo por ahora, por lo menos.

—¿Qué se supone que significa –por ahora? —preguntó Tanner.

Richard respiró tranquilo. Aun no era el momento de decirles a sus hijos de su cáncer de próstata. El médico dijo que había hecho todo lo que podía hacer. Por supuesto, ellos seguían intentando, pero su médico también era un buen amigo, y le había advertido a Richard de conseguir sus asuntos en orden con su sombrío pronostico. Tres años.

—Nada, Tanner. Sólo tienes que prestar atención. Quiero que demuestren ustedes mismos, hacer algo con sus vidas. Son más que estos niños mimados que veo delante de mí en este momento.

—¿Cómo se supone que vamos a hacer algo si no tenemos dinero? ¿Qué quieres que hagamos para probarnos a nosotros mismos? —preguntó Tanner, lanzando sus manos al aire con exasperación.

—Esa es la pregunta más inteligente que me has pedido hasta ahora —dijo Richard con una sonrisa antes de hacer una pausa para mirar a cada uno de sus hijos. Un rayo de esperanza le llenaba por el espíritu de lucha que vio en cada uno de ellos. —he comprado cinco empresas mas que tienen fallos. Ustedes pueden luchar entre ustedes para elegí cual desean correr. He creado un presupuesto suficiente para que para que puedan hacer lo que hay que hacer para que  las empresas de nuevo sean rentables. Si hacen esto, y lo hacen bien, sólo entonces podre restablecer su herencia. Si no, estarán por ustedes.

—Bueno, ¿Qué si tu idea de negocio exitoso es diferente a la nuestra? —preguntó Ashton.

—Cuando realmente sientas el éxito por primera vez en tu vida, sabrás lo que es. Nunca has ganado esa insignia de honor antes. Vas a aprender ahora, de una manera u otra. Ya he terminado de explicar esto. Pueden venia verme cuando estén listos.

Dejando las carpetas de las cinco empresas que había comprado, se dio cuenta de que ninguno de los chicos de levantó para ver cuáles eran las opciones. Él sabía que lo harían, sin embargo. En la remota posibilidad que no, eso rompería su corazón, pero se mantendría fiel a su palabra y los cortaría. Ya sea que lo hagan, o no.

Cual sería sus decisiones estaban ahora en manos de ellos.

Richard salió de la habitación, sus hijos cernidos detrás de él, intentando perseguirlo.

Aunque no les dejaría ver la carga que pesaba sobre sus hombros, la conversación lo había herido de forma que no podía empezar a describir.

Sabía que estaba tomando un gran riesgo, pero ¿Qué otra opción había tenido? Si no sacaba a sus hijos de su nido, nunca aprenderían a volar, nunca se enorgullecían de una verdadera victoria.

Podría terminar perdiéndolos para siempre, pero él ya se sentía como si ellos estuvieran tan ensimismados que su única conexión con su familia era a través de la sangre. Richard tenía fe en que sus hijos no tardaran en encontrar sus alas –que encontrarían su camino de regreso a él- y el uno al otro. Sólo entonces podría descansar en paz.

Cerrando la puerta de su estudio en los rostros de sus hijos, miró el cuadro con la imagen de sus padres sentados en ese lugar especial en su escritorio. Los ojos de su madre estaban llenos de alegría mientras se acurrucaba cerca a su corazón. Él tenía solo seis meses de edad en momento, y les había llevado a sus padres tanto para tenerle que lo habían idolatrado toda su vida.

Aun así, le habían enseñado valores fundamentales que le hacían quien era hoy.  Siempre había trabajado duro, ganó todo por lo que siempre había esforzado y apreció la vida que le habían planeado llevar. Había obtenido vagos con sus hijos, pero sabía que no sería demasiado tarde.  Sólo tenía que tener fe y seguir con el plan.

Todos ellos lo tomarían un día a la vez, y después una semana a la vez. Si intentaba pensar más allá de eso, se convertía en algo muy abrumador. Él siempre había protegido a sus hijos, lo cual todavía estaba haciendo, sólo con tipo de amor más resistente del camino.

Estaba decidido que ellos iban a apreciar esto, y a él, algún día.

Richard sonrió mientras recordaba sus expresiones de valor incalculable por la rabia y el shock. No lo apreciarían a corto plazo; eso era seguro.

 MIL GRACIAS A... COLD HEARTS.

8 comentarios:

  1. Me encanta esta serie gracias por publicarla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Martina!
      De nada...disfrutala...ya se viene el 8! Esperalo...
      Proximamente...Un Beso.

      Eliminar
  2. hola quisiera saber si de casualidad tienes este libro

    ResponderEliminar
  3. Cuando estara el 8 y 9? Espero que me la puedas enviar a mi correo

    ResponderEliminar
  4. Hoooolaaaa! Dios espero con ansias los libros que faltan de esta serie... sabes para cuando saldran mas o menos?

    ResponderEliminar
  5. hola yo quiero la serie solteros multimillonarios de melody anne me los podias enviar mi correo es carcelera56@hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. hola me lo envias pliss a marthalgr07@gmail.com

    ResponderEliminar